No comments yet

Más bienaventurado es dar que recibir – FR

Hay mayor felicidad en dar que en recibir

 

A todos nos gusta que nos regalen cosas, nos encanta recibir regalos.  Muchos vivimos esperando recibir, para tener un buen día. Queremos recibir buenas noticias, aumentos salariales, promociones en nuestros trabajos, halagos de nuestros compañeros, y sobre todo amor.

 

Pareciera como si nuestra felicidad estuviera condicionada a lo que recibimos a diario. Pero una de las frases de Jesús registrada en la Biblia, nos muestra un camino diferente. Un camino poco transitado, pero que lleva a la felicidad, sin depender de lo que recibimos.

 

En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir. Hechos 20:35 Reina-Valera 1960 (RVR1960)

 

En este artículo te propongo que reflexiones sobre este principio. « Hay mayor felicidad en dar que en recibir. » generalmente solo los boxeadores aprecian esta frase.

 

Muchos hemos experimentado la felicidad que hay en dar a otros, pero se nos olvida muy rápido. Si analizamos nuestras vidas, quizás encontramos que la mayoría de nuestros sufrimientos están en relación a algo que esperamos recibir. Muchos sufren, porque no reciben amor, otros cambian de trabajo regularmente, porque no reciben el reconocimiento que esperan de sus jefes o colegas. Otros se frustran en los intercambios de regalo, porque no reciben lo que estaban esperando.

 

Cambiemos de recibir a dar

 

Vivimos en un mundo que valoramos más el recibir que el dar, y en ocasiones lo que damos, lo hacemos pensando en lo que vamos a recibir en cambio.

 

En el mundo de los negocios un término muy utilizado es el ROI (retorno sobre la sobre inversión). Para los negocios el ROI, es algo que tenemos que tener en cuenta, pero no para nuestras relaciones interpersonales. Muchos buscando mejor ganancia en cada relación, terminan con un nivel más bajo de felicidad. Pues no reciben a cambio lo que esperaban.

 

Pero qué tal si en cada ocasión que damos algo no esperamos recibir nada a cambio y nos concentramos en el placer de poder dar a otros. Veras que dando no pierdes, si no ganas felicidad y ella no tiene precio.

 

Quiero invitarte a que por las próximas tres semanas pongas en práctica este principio. Al final de cada día, piensa en las cosas que recibiste y en las que diste y cuál te produjo mayor felicidad. También puedes contar cuantas diste y cuantas recibiste. La cantidad de cosas que recibes depende de otros, pero la que das de ti mismo. Si experimentas felicidad al dar más que al recibir, veras tu felicidad aumentar a causas de tus acciones. Veras que tú puedes ser muy felices si te lo propones sin depender de los demás.

 

Soy de los que piensa, que todo lo que recibimos no es para guardarlo. Que somos administradores y que nuestra función es repartir lo que tenemos. Que si hemos recibido amor, no es para guardarlo hasta que llegue la fecha de expiración, sino para compartirlo con los que necesita. Que dando a los demás es cómo podemos ser realmente felices.

 

Qué bueno « Hay mayor felicidad en dar que en recibir. »

Post a comment

You must be logged in to post a comment.

Síguenos en las redes sociales!

Manténte en contacto con las bendiciones de Dios!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies